¡Feliz día! ¿Cómo estáis? Nosotras estamos súper contentas porque pronto subiremos a la web nuevas fotos con nuevos looks 🙂 

Pero hoy os traemos un post sobre la sostenibilidad en la moda y su verdadera importancia. Poder ofreceros todos aquellos motivos por los que creemos que las marcas sostenibles cada vez están más latentes. Y es que si se puede colaborar a tener un planeta mucho más cuidado y limpio, queremos aportar nuestro granito de arena. Por supuesto siempre contando con las mejores colaboradoras, VOSOTRAS.

La importancia de contar con marcas sostenibles

Hoy en día cada vez, estamos más concienciados con la situación que vive nuestro planeta. El deber de cuidarlo tanto como nos ofrece él a nosotros es completamente esencial. De hecho, la industria textil se enfrenta a una situación a la que prestarle atención. Ya que nos enfrentamos a una situación que se puede convertir en insostenible a medio plazo. Por suerte, cada vez son más las alternativas para vestirnos de manera más sostenible y siendo adoptadas por más consumidores.

En los últimos años, la producción y el consumo de moda se ha multiplicado a un ritmo sin freno alguno. Las colecciones han pasado a rotación constante, las condiciones laborales dignas y el respeto medioambiental se han hecho más complicadas. Ya que en general, lo que se buscan son diseños de calidad a precio de ganga. El “ir de compras” se ha convertido en una de las mayores formas de ocio.

Algo positivo de ello, es que los consumidores cada vez se sienten más responsables. Y quieren que esta situación cambie, por eso mismo también cambian su actitud. Haciendo un giro de 360º.

Slow fashion vs. Fast fashion

Comprar, tirar y empezar de nuevo. La llamada moda rápida ha ocupado una de las industrias más importantes: la textil. De hecho, la industria de la moda se ha convertido en la segunda industria más contaminante: si te decimos que el 20% de los residuos que se generan en la tierra proviene de esta industria, ¿cómo vas a vivir?

El fast fashion (moda rápida) se basa en la rápida producción masiva de ropa. Con este fin, sacrificó las buenas prácticas comerciales para aumentar la productividad y las ganancias.

La moda ecológica demuestra que es necesario poder llevar y consumir ropa, un intercambio más justo entre todas las partes involucradas en la producción y concienciar a los consumidores de los beneficios de esta moda. La moda ecológica o la moda lenta es lo opuesto y opuesto a la moda industrial (como la moda rápida). A medida que las personas se vuelven más conscientes del medio ambiente, las condiciones laborales de las personas que se necesitan con urgencia y cómo afectan nuestras decisiones de consumo en muchas otras áreas, cada vez más personas optan por comprar ropa con garantías de comercio justo. La producción de ropa de moda sostenible cumple con estándares de calidad más altos y es más exclusiva. ¿Qué más queremos?

Características del slow fashion

La moda ecológica anima a las personas a tener una actitud de consumo más responsable y ética. Por tanto, es contrario a la producción que habitualmente se realiza en forma de cadena bajo condiciones.

De esta forma, sabrás cómo se fabrica, por qué empresa y en qué condiciones. ¡vale la pena!

Que pese la calidad a la cantidad

Es una de las mejores formas para contribuir a que el mercado sea sostenible. Es importante darle la importancia que se merece a la calidad de las prendas. Puede ser que tengan precios algo más elevados, pero tendrán una vida mucho más longeva. Además de pagar también por la mano de obra.

No es lo mismo pagar un precio justo por la fabricación, que seguir apoyando a grandes multinacionales que quizás no piensan en ello. Lo importante es ser el cambio que querrías ver en el mundo. Y sin lugar a dudas, formar parte de ello.

Cuando hablamos de que pese la calidad a la cantidad, no solamente nos referimos al producto en sí. Si no a intentar obtener aquellas prendas que encajen con nuestro estilo y disfrutarlas sin tener la necesidad de ir cambiándolas cada dos por tres. Tener un buen fondo de armario es esencial para poder llevar a cabo este cometido. Por ejemplo, es mucho mejor tener un vestido clásico, bonito con el que poder cambiar con complementos, que cinco de menor calidad pero variados.

Ese es el concepto que debemos cambiar en nuestra mente para que todo esto sea posible. Y es que como queremos nosotras, debemos darle más importancia a las personas y el medio ambiente que a las ganancias. Obviamente se trata de un negocio, y debe obtener sus beneficios y frutos. Pero no a costa de nada que pueda perjudicar a la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *